Shop Mobile More Submit  Join Login
About Artisan Crafts / Professional Ericka AlasFemale/Unknown Recent Activity
Deviant for 7 Years
Needs Core Membership
Statistics 109 Deviations 725 Comments 12,723 Pageviews
×

Newest Deviations

Favourites

Groups

Watchers

deviantID

Eriamyv's Profile Picture
Eriamyv
Ericka Alas
Artist | Professional | Artisan Crafts
Favourite genre of music: J-Rock
Favourite style of art: Anime Style of curse
Operating System: Pc
MP3 player of choice: Winamp
Wallpaper of choice: Always yaoi :love:
Favourite cartoon character: Sailor Moon
Personal Quote: "las casualidades no existen, sólo lo inevitable...
Interests

I hate ART THEFTS!

Journal Entry: Fri May 24, 2013, 3:27 PM


There is an store on Facebook that make plushies, pillows and crafts to sell here on my country and I have seen a lot of photos of pillows and plushies made by other good artists on their page and they are claiming that they make those crafts (they even have put their logo to the pictures °A°), is very irritating to look at, because even if they have not stole any photo of my crafts I feel very ofended to see that other crafters are being stolen... I really don't know if  should report the fanpage to the real owners of the work.... What should I do?

PS: As always... sorry for my bad english =.=U

  • Listening to: Not in Love by Lee Min Ki
  • Reading: All the books of Lisa Kleypas
  • Watching: Ranma 1/2
  • Playing: CoD Black Ops II as usual
  • Eating: Pasta *w*
  • Drinking: Coke as always

Activity


Mature Content


or, enter your birth date.


Month

Day

Year*
Please enter a valid date format (mm-dd-yyyy)
Please confirm you have reviewed DeviantArt's Terms of Service below.
* We do not retain your date-of-birth information.
Cap. 1 - Escape

Era tarde en la ciudad, la gente se movía y el tráfico era pesado como era costumbre de la hora pico en que todos salen de sus trabajos para ir a sus hogares o salir de fiesta con sus amigos.

Sarah no tenía a donde ir, lo había intentado todo, desde tratar de vender dulces en la calle, lavar platos en algún restaurante e incluso mendigar. Sus opciones se habían acabado, hacía tres noches que no ganaba ni un dólar para sostenerse y al ser nueva en la ciudad no tenía amigos en los que ampararse más que los que había dejado atrás.

Tomo su bolso, el cual contenía las únicas pertenencias que tenía después de que le robaran su maleta el día que huyo de la universidad. Una galleta y su identificación era su contenido. Caminó a paso firme decidida a no morir de hambre y tener un techo bajo su cabeza. El haber estado tanto tiempo moviéndose entre los albergues le había dado la cualidad de escuchar cualquier información que le pudiera ser útil para sobrevivir, es en uno de ellos que escuchó a una prostituta hablar sobre Reginald Strauss. Al parecer Reggie, como lo llamaban todos, ostentaba uno de los club de damas de compañía más famosos y rentables de la ciudad, con membresías VIP donde la identidad de sus clientes era custodiada día y noche, esta demás decir que sólo las chicas más finas podían pertenecer a su club pero era sabido que siempre que fueras bonita y joven tenías una oportunidad de entrar y ser puesta a prueba.

Sarah no se tomó el tiempo de pensarlo, iría a probar suerte, siempre le habían dicho que era bonita aunque ella no creyera que fuera despampanante esperaba que su juventud le ayudara a pasar la primera inspección. Tenía la esperanza que su cabello rubio teñido de color lila en mal estado no fuera un problema, estar viviendo con pocos ingresos diarios dejaba de lado cualquier arreglo personal que pudiera hacerse.

El edificio era de 4 plantas y tenía un fastuoso letrero en el cual se leía The Black Velvet. Sarah sintió sus palmas sudar, estaba nerviosa, había escuchado los rumores de lo que pasaba en ese lugar. No es que fuera virgen, ese barco había zarpado hace mucho pero habían pasado más de dos años desde la última vez que termino en el cuarto de algún muchacho hasta que conoció a Joshua, él había sido un imán para ella, un chispazo que desde que se encendió sólo la llevo a caer más y más en su mundo. Así que era lógico que después de una relación tan larga tenía problemas imaginándose en brazos de otro que no fuera él. Se armó de valor y se dirigió a la puerta del costado, la puerta principal le pareció demasiado intimidante así que opto por la opción más discreta.

Llamó a la puerta una vez, nadie respondió. Volvió a intentarlo. Nada. Decidió probar suerte una vez más con fuerza, en esta ocasión un hombre alto y moreno abrió la puerta de un tirón. Tenía cara de pocos amigos; la miro de arriba a abajo despectivamente y con una voz ronca le dijo:

- ¡¿Qué?!

- Buenas noches - dijo Sarah mientras apretujaba su bolso - quisiera ver al Sr. Reginald Strauss.

- Tú y todas las chicas de la ciudad, vete de aquí muchacha - dijo mientras cerraba la puerta.

- Pero usted no lo entiende, de verdad necesito verlo.

- Vete, estas estorbando, no hay lugar aquí para ti.

En ese momento esos meses de frustración y estrés salieron a flote. Sarah, decidida a no darse por vencida, interpuso su pie en el espacio entre la puerta y el marco y con una cara furiosa le dijo:

- ¡NECESITO hablar con él, no voy a dejar que un matón de cuarta me mire sobre el hombro y me cierre la puerta en la cara!

Inmediatamente el insulto salió de su boca se arrepintió automáticamente, no estaba en la mejor posición y si quería ver a Reggie no podía andar insultando a la gente que trabajaba para él.

- ¿Qué sucede aquí?

Una mujer esbelta de cabello negro recogido en un moño y traje ejecutivo se paró junto al guardia. Su aspecto era intachable a excepción de un piercing que lucía al lado izquierdo de su labio inferior.

- Otra fulana más que quiere ver a Reggie. Déjame esto a mi Carmina.

- Déjame verla.

El hombretón se hizo a un lado para dejar pasar a la mujer. Ella la inspeccionó cuidadosamente.

- ¿Qué es lo que deseas?

- Yo... yo... necesito trabajo.

- ¿Sabes lo qué es este lugar?

- Claro que lo sé.

La miro detenida y concienzudamente. Después de un silencio que a Sarah le pareció una eternidad le dijo:

- Está bien, sígueme.

- ¡¿Pero Carmina?!

- Cállate Jean Paul. Creo que a Reggie le gustará esta.

Con una confianza que no sentía, Sarah pasó junto al guardia y le saco la lengua.

- ¡Por pesado! - Le exclamó en voz baja y se apresuró a seguir a la mujer de cabello oscuro.

El pasillo por donde caminaban estaba cubierto con papel tapiz de decoración elegante, no se toparon con nadie hasta que llegaron a la altura de la cocina, ahí el movimiento era mayor con cocineros moviéndose de acá para allá preparando los platillos de la noche. Siguieron caminando pasando por varias puertas cerradas hasta que llegaron al ascensor. La mujer presiono el botón de llamada y con una mirada conocedora la morena le dijo:

- Dime, ¿Por qué The Black Velvet?. Hay suficientes lugares como este en la ciudad.

- Me parece que es obvio, su reputación precede.

Y así era. The Black Velvet era famoso no sólo por sus chicas hermosas sino también por su exclusividad y la protección que este les daba a sus clientes y empleados. Era bien sabido que a las chicas del club no se las podía tocar sin autorización y quién infringiera esa norma era expulsado de por vida. Esa era la principal diferencia entre los demás clubs de la ciudad donde abundaban las chicas abusadas por los clientes y en muchas ocasiones eran golpeadas.

- Bien, veremos que dice Reggie.

La campanilla del ascensor puso fin a la conversación. Subieron hasta el último piso. Al parecer era una suite privada. Pasaron a un gran salón de piso negro con alfombras rojas y muebles blancos, las paredes tenían detalles de color de diferentes cuadros de arte que se exhibían.

- ¡Reggie!, tienes una aplicante - dijo en voz alta la morena.

Al final del cuarto frente a un gran ventanal se encontraba un sillón que daba la espalda hacia donde ellas estaban, una columna de humo se elevaba en el aire. El sillón dio vuelta revelando a su ocupante.

Cualquiera pensaría que el dueño de un club de acompañantes sería un hombre viejo al estilo Marlon Brandon en El Padrino, pero no era así. No aparentaba más de 28, vestía un traje elegante a la medida totalmente negro, lo cual lo hacía destacarse más en el sillón blanco en el que estaba. Se levantó entonces y se acercó. Era alto, quizás un poco más alto que Joshua pensó Sarah, cabello oscuro, y sus ojos, sus ojos eran del color de las nubes de tormenta; un contraste paradójico con los de Sarah que eran del color del cielo despejado. Algo hizo clic en los ojos de Reggie.

- Así que quieres aplicar, ¿sabes lo que te espera aquí, pequeña?

- No soy una mojigata si es lo que piensa.

- Claro que no. Lo que creo es que vienes aquí con tu equipaje emocional y tus problemas y eso nunca es bueno para el negocio. Conozco a las de tu clase, bonitas pero rotas por dentro. De un momento a otro su drama las alcanza aquí adentro y arman un escándalo; y a mí no me gusta esa clase de publicidad.

- ¡Usted no me conoce!

- Y que te hace pensar que eres material para este lugar.

- Bueno, pues... yo... yo no tengo problemas con separar el sexo del amor. Por qué eso es lo que usted vende aquí ¿o no? - Espetó Sarah de manera efusiva mientras sentía como sus mejillas se coloreaban de rojo. Eso había sonado muy descarado. Ni siquiera ella que había tenido un par de acostones en su vida lo escuchaba normal. Reggie levanto una ceja con lo que parecía ser admiración.

- Te equivocas, aquí vendemos entretenimiento y liberación de la vida opresiva del mundo real. Nuestras escoltas están para hacer olvidar a nuestros clientes su aburrida vida cotidiana y experimentar el lujo y la satisfacción como si fueran otras personas. No es sólo sexo, ¿Crees que puedes darles esa fantasía a nuestros clientes?

- Déjeme intentarlo. Prometo hacer todo lo posible para no causarle problemas.

Los ojos de Reggie se entrecerraron mientras vagaban por su rostro poniéndola nerviosa. Este hombre emanaba un aura peligrosa, de esas que ella conocía muy bien. Reggie le dio una calada a su cigarro y dijo:

- Bien, que no digan que Reggie no saber dar oportunidades. Carmina, llévala abajo y explícale todo. - Con un movimiento elegante se dio la vuelta y regreso a su sillón.

- Vamos - la llamó Carmina - parece que le agradaste.

- ¿En serio? Yo pensé que me iba a echar a patadas.

Ella se rio por lo bajo. - Esto va a ser muy divertido - dijo Carmina mientras caminaban de regreso al ascensor.

AdCast - Ads from the Community

×

Comments


Add a Comment:
 
:iconlonglovevegeta:
longlovevegeta Featured By Owner Aug 26, 2015
Thank you for watching :la:
Reply
:iconikamusumefan06:
IkaMusumeFan06 Featured By Owner Jul 6, 2014  Hobbyist Digital Artist
happy birthday!!!!
Reply
:iconeriamyv:
Eriamyv Featured By Owner Jul 8, 2014  Professional Artisan Crafter
Aww Thanks :D
Reply
:iconikamusumefan06:
IkaMusumeFan06 Featured By Owner Jul 8, 2014  Hobbyist Digital Artist
u welcome
Reply
:iconusako89:
Usako89 Featured By Owner Jul 6, 2014  Hobbyist General Artist
Happy birthday!
Reply
:iconeriamyv:
Eriamyv Featured By Owner Jul 8, 2014  Professional Artisan Crafter
Aww Thanks :D
Reply
:iconusako89:
Usako89 Featured By Owner Jul 8, 2014  Hobbyist General Artist
You're welcome
Reply
:iconwirth:
Wirth Featured By Owner Jul 6, 2013  Hobbyist General Artist
Japiberzdei! (oh yeah, that english :D)
Reply
:iconeriamyv:
Eriamyv Featured By Owner Jul 8, 2013  Professional Artisan Crafter
xD! Thank you so much :D
Reply
:iconmaphilon:
Maphilon Featured By Owner Jul 6, 2013  Hobbyist Writer
Happy birthday!
:iconcakeplz: :airborne:
Reply
Add a Comment: